Simbiosis

Acarició su espesa barba con delicadeza y sumergió la pluma en el tintero. Cuando la tinta impregnó el instrumento, un suave movimiento de brazo posó la punta en el pergamino recién fabricado y comenzó a escribir. La muñeca y los dedos bailaban al son de la voluntad de una mente escritora, esclavas de su deseo. Las líneas se sucedían una tras otra en un maravilloso compás de palabras en perfecta armonía. Las letras emanaban con serenidad y dedicación. Su caligrafía era tan bella y precisa que era capaz de hacer que un pintor derramase sus primeras lágrimas. Una auténtica simbiosis ocurría entre el escritor y su pergamino. Así como la sangre de su cuerpo lo mantenía con vida, la tinta de sus escritos le daba una razón para vivir.

Anuncios

4 comentarios en “Simbiosis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s