El rito del sofá

Abre la lata de cerveza de marca blanca. Su espuma moja sus dedos, pero le es igual. La deja sobre la mesa llena de ceniceros sin vaciar y vasos de licor a medias. Busca el mando del televisor entre envoltorios vacíos de comida rápida y apoya sus pies sobre el respaldo del sofá. Pasa sus horas libres cambiando de canal en canal, con la misma programación de siempre. Se queja de que no hay nada para ver y vuelve a por otra cerveza a la nevera. Se la termina y se vuelve a quejar.

Al día siguiente se repite el mismo rito. Se sigue quejando. Ningún esfuerzo para cambiar, ningún esfuerzo por evitarlo. La espuma de la cerveza vuelve a manchar sus dedos y abre el paquete de cigarrillos para dar su centésima calada del día.

Anuncios

4 comentarios en “El rito del sofá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s