Calma

Un insignificante punto se movía en el gran océano de oscuridad. Un objeto apenas perceptible que rompía la tranquilidad y la gran calma del espacio. Los astros, ajenos a todo interés, continuaban su lenta pero constante danza. La inteligencia que habitaba en el objeto recopiló los datos del pasado. Humanos, tierra, vestigios de una civilización perdida. Todos los logros, caídas, sueños y luchas de millones de años de evolución. Ahora, generaciones después, no quedaba nadie en el sistema solar. Ningún rastro de la infinidad de sucesos que la primitiva raza aconteció. Únicamente silencio. La inteligencia del objeto analizó todos los posibles destinos que esta civilización podría haber tomado. Siguió su camino hacia otros sistemas, en busca de una raza ancestral que había construido su legado a través de las estrellas.

Publicado por Aitor Morgado

Autor de "Escudo de Tinta" y "Buscando a Atlas". Soy escritor desde hace muchos años y me apasionan las letras. Adoro leer y escribir. También soy Técnico Superior en Comercio Internacional y Técnico Superior en Administración y Finanzas. Me interesa la literatura, la historia, la filosofía, la mitología, los idiomas, la economía, la política, el desarrollo sostenible y un largo etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: