Reflejo

Ella llegaba con el amanecer,
junto a los cálidos colores
que del sol emanaban,
junto a la fría brisa
que el otoño despertaba.

La mujer contemplaba su reflejo
en el agua cristalina,
durante días y minutos,
su rostro impasible,
las manos en su regazo.

El invierno llegó,
la primavera despertó,
el verano no avisó,
el otoño regresó.

La mujer seguía en el lago
contemplando su reflejo,
un anhelo del futuro,
un deseo de lo que no alcanzaba.

Pero la vida pasaba,
las estaciones corrían,
el sol se ponía una y otra vez,
el mundo giraba
y ese futuro
nunca llegó.

Publicado por Aitor Morgado

Autor de "Escudo de Tinta" y "Buscando a Atlas". Soy escritor desde hace muchos años y me apasionan las letras. Adoro leer y escribir. También soy Técnico Superior en Comercio Internacional y Técnico Superior en Administración y Finanzas. Me interesa la literatura, la historia, la filosofía, la mitología, los idiomas, la economía, la política, el desarrollo sostenible y un largo etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: