Autopista

Destellos fugaces
pasan a toda velocidad
atravesando la noche,
escapando del sol,
deteniendo el tiempo.

Luces artificiales
en una autopista que no acaba,
carreteras asfaltadas
atravesando sin pausa
una ciudad que no duerme.

Como una criatura invisible,
como una promesa irrompible,
la noche se apodera de la ciudad
y yo cabalgo sobre ella.

El silencio es una mentira
y la calma es engañosa.

Acelero sin rumbo,
mi coche ruge
y me dejo llevar.

La autopista
es la arteria de la noche.
El atardecer nunca existió
y el amanecer jamás llegará.

Mis instintos despiertan.
Nunca pude verte
bajo la luz del sol,
pero ahora te veo
porque tú y yo
somos la ciudad,
somos la noche.

Publicado por Aitor Morgado

Autor de "Escudo de Tinta" y "Buscando a Atlas". Soy escritor desde hace muchos años y me apasionan las letras. Adoro leer y escribir. También soy Técnico Superior en Comercio Internacional y Técnico Superior en Administración y Finanzas. Me interesa la literatura, la historia, la filosofía, la mitología, los idiomas, la economía, la política, el desarrollo sostenible y un largo etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: