Juventud

Espero al final de la escalera,
sabes quién soy,
sabes lo que quiero,
diría que estás perdida,
pero la perdición
ya nos alcanzó a ambos
y forjamos nuestras almas
en el fragor de la batalla
deteniendo mareas
y derritiendo soles.

Conozco todo sobre tu dolor
y el dolor nos conoció hace ya mucho.
Por eso sigues caminando
subiendo la escalera,
lo llamas amor,
quizás no son más que reminiscencias
de una juventud idealizada,
de sueños quebrados,
de esperanzas humilladas.

Espero al final de la escalera,
escuchando tus pasos
mientras el cielo calla
y los elementos se detienen.
El tiempo se congela,
los segundos nos obedecen,
y aunque conozcamos el dolor,
aunque esperemos la desdicha,
tú me ves
y yo te veo
más de lo que nadie
nos ha visto jamás.

Camino por el borde del edificio,
tus pasos me siguen,
nuestros instintos sonríen
y yo me lanzo al vacío
pero la gravedad
queda a mi merced
y sigo caminando.

Con un gesto de mi mano
y una mirada de deseo
te invito a que me sigas.

Solo en este vacío
fuera de cualquier escalera,
fuera de cualquier edificio,
en contra de los elementos
y en contra de la gravedad
cualquier odio se disipa.

Solo en este vacío
vuelven los sueños,
vuelve la esperanza.

Volvemos a ser jóvenes
porque intentaron que no lo fuéramos,
porque nunca dejamos de serlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s