Leyenda (parte 3)

La tienda del desconocido emitía unas sombras que bailaban al son de la luz de la pequeña hoguera. Alfred se acercó a la tienda de nuevo, junto con Rowan que lo seguía con la daga en alto. Volvieron a repetir la acción y se apostaron a ambos lados de la entrada para sorprender al desconocido.

–Uno, dos… ¡Tres!

Los dos hombres apartaron los pliegues de la tienda de un empujón y entraron en ella. Rowan se quedó temblando con la daga en alto y Alfred bajó su espada ante la sorpresa de lo que estaban viendo.

–Novato, dime que no estoy viendo lo que estoy viendo.
–¿Eso es una pregunta?

En la tienda no había absolutamente nadie. El caldero y la hoguera seguían en su sitio, tal y como lo habían dejado, pero el hombre de la antorcha se había esfumado. Apenas pudieron pronunciar una palabra durante varios segundos hasta que Rowan despertó de su ensimismamiento y le dijo a Alfred:

–¿Has leído lo que pone el pergamino?
–No.
–Hazlo.

Alfred miró al joven. Su rostro expresaba un sentimiento contradictorio, no acostumbrado a recibir órdenes de Rowan. Pero la excepcionalidad de la situación hizo que su rostro se relajara y abriera el pergamino. Su rugosa textura era agradable al tacto; parecía un documento bastante antiguo.

–¿Qué dice?
–¡No son más que estupideces!

Alfred tiró el pergamino cerca del caldero. Rowan lo cogió del suelo y lo leyó.

–Aquí dice que este lugar tiene propiedades mágicas y que los designios del tiempo no obedecen las leyes naturales.
–¿Qué significa ese montón de palabras? ¡No son más que fantasías de algún loco!
–No lo sé, Alfred. Pero, ¿te has fijado en el material con el que está hecho el pergamino?
–Tengo cosas más importantes que pensar ahora mismo que en eso.
–Es realmente antiguo y muy poco probable que se pueda conservar en este estado sin las técnicas apropiadas.

Alfred miró a su alrededor y buscó pacientemente entre los diferentes utensilios de dentro de la tienda.

–No hay nada más aquí.
–Enséñame dónde estaba el pergamino.

Rowan guardó el pergamino en uno de sus bolsillos y el veterano le enseñó un baúl. El joven lo examinó.

–Es imposible que se haya conservado tan bien aquí dentro, a no ser que lo hayan introducido aquí recientemente o…
–O… ¿Qué? –preguntó Alfred impacientándose.
–¿Y si dice la verdad?
–¿La verdad? ¡No son más que un montón de cuentos! ¿Cómo puede ser eso verdad?

Rowan incluso llegó a arrepentirse de formular la pregunta. Alfred siguió hablando:

–No tenemos más opción que acercanos y entrar en su barco. Es posible que allí encontremos respuesta de algún tipo.

Ambos sabían que lo que acababa de ocurrir no era un fenómeno natural, pero no podían quedarse allí eternamente. Con un movimiento de cabeza, Rowan siguió al veterano mientras ambos seguían con sus armas en alto. Anduvieron por la orilla un par de minutos hasta que dieron con otra escalera similar a las de su propio navío.

–¡Espera! –dijo el joven–, ¡este es nuestro navío!
–¿Cómo dices?
–¡Fíjate! Esta escalera de cuerda es exactamente la misma que compré en Lisboa. ¿Lo recuerdas?

Alfred se giró hacia Rowan dispuesto a gritarle como ya había hecho tantas veces. El movimiento de sus labios se interrumpió por una expresión de asombro.

–¿Qué ocurre, Alfred?
–¿Dónde está nuestro barco?

Rowan se giró también. Observó las huellas que entraban y salían de la tienda. No se habían equivocado de dirección: el navío había desaparecido.

–De acuerdo –dijo el joven–, ¿qué está pasando aquí?

Continúa en la cuarta parte…

Anuncios

Leyenda (parte 2)

El barco de los dos norteños se deslizó suavemente por las aguas tranquilas y cristalinas, alejándose todo lo posible del segundo navío. Amarraron en la costa y permanecieron observando la escena, agachados detrás de los barriles y tablones de madera que aún no se habían perdido en el mar. Alfred estuvo en silencio, pero concentrado en los sonidos de aquel extraño lugar. Ni siquiera parecía existir fauna, solo una lluvia constante y ligera.

–¿Quiénes son? –preguntó Rowan.
–No consigo ver ninguna marca en el navío, ni banderas, ni velas. Está demasiado oscuro. Tenemos que acercarnos.
–¿Acercarnos? ¿Para qué?
–Nuestro barco no podría soportar otro viaje por alta mar. Solo tienes que ver su estado.

Rowan permaneció con la boca abierta, dispuesto a refutar el argumento del norteño hasta que decidió que no le faltaba razón. Miró detrás de sí y confirmó el lamentable estado del navío.

–¿Qué pasa si están armados? –preguntó de nuevo.

Alfred rebuscó entre las cajas circundantes y abrió una de ellas con una patada.

–¿Tienes que ser así para todo?
–Algún día lo agradecerás, novato.
–Bueno, ¿cuál es tu plan?
–Éste es el primer paso –dijo mientras extraía una espada corta–, y éste es el segundo. ¡Tuyo!

Rowan acertó a coger la pequeña daga por el mango.

–¡Podrías haberme cortado! ¡No sé usar estas cosas!
–¿Aún no recuerdas el trato de Lisboa?
–Yo no llamaría trato clavarle una daga a tu comprador en la pierna después de aceptar el dinero.
–Ya, puedes que tengas razón. Pero era más seguro así.

Rowan suspiró mirando al cielo.

–¿Qué vamos a hacer? ¿Robar el barco sin más?
–¿Tienes alguna otra idea?
–Quizás… ¿Hablar?

Alfred siguió buscando objetos para poder utilizar como arma, hasta que desistió en su empeño y miró a su compañero.

–Hablar… Podemos intentarlo.
–La siguiente vez que hagas un trato con alguien, procura no clavarle nada metálico.
–Lo intentaré.

Bajaron por una pequeña escalera de cuerda hasta la arena mojada de la playa. Sus botas se llenaron de agua salada mientras avanzaban hacia el segundo navío. Alfred daba señas de permanecer en silencio hasta que llegaron a una roca cercana.

–¿Consigues ver algo más? –preguntó Rowan.
–No veo marcas de ningún tipo. Parece un barco construido en el sur de Europa, pero no veo nada más.
–Me refería a alguien que respire.

Alfred esgrimió una mueca de cansancio a su compañero.

–El navío parece en buen estado y hay humo saliendo de aquella parte del barco y también en la playa. No estoy seguro, pero creo que hay una pequeña tienda asentada en la playa.
–¿Humo?
–Posiblemente la cena.
–Me muero de hambre.
–Vamos.

Corrieron agazapados hacia la tienda y se apostaron en su entrada: Alfred a la izquierda y Rowan a la derecha. El veterano hizo señas a su compañero para entrar a la vez. Una, dos… ¡Tres! Con la espada en alto, abrieron los pliegues de la tienda y entraron. No había nadie pero un pequeño caldero reposaba sobre una hoguera mientras el agua hervía con algo parecido a sopa.

–¡Busca algo que nos sirva! ¡Rápido! –dijo Alfred.

Alfred rebuscó entre los baúles y los ropajes, intentando encontrar alguna pista de quiénes eran y qué hacían allí. Encontró una pequeño pergamino pero al abrirlo, Rowan susurró:

–¡Alfred! ¡Alfred! ¡Viene alguien! ¡Vámonos!
–Espera, espera…
–¡No hay tiempo!
–¡Mierda! ¡Vámonos!

Alfred cogió el pergamino sin dudar y salió de la tienda. Los dos hombres corrieron playa adentro y se ocultaron detrás de varias palmeras. Un hombre con antorcha se dirigió a la tienda, la apagó y entró dentro.

–¿Has encontrado algo? –preguntó el veterano.
–Nada, ¿y tú?
–Un pergamino. Hay algo escrito pero no me ha dado tiempo a leerlo.
–¿Ni siquiera una marca?
–No.

Alfred desenrolló el pergamino pero no pudo ver nada. La noche era completamente oscura.

–¿Y ahora qué? –preguntó Rowan.
–Lo haremos a tu manera. Hablaremos con el hombre de la tienda.

Continúa en la tercera parte…

Leyenda (parte 1)

Los dos navegantes despertaron cuando el navío se tambaleó violentamente; había dado con una enorme roca que sobresalía de un pequeño río. El primer hombre provenía de las tierras del norte y estaba más avezado en la piratería y la navegación. Sus sentidos estaban entrenados para situaciones similares y no dudó en ponerse de pie de un salto, mirando a su alrededor para contemplar la escena. El segundo hombre tardó más en despertarse y lo hizo tímidamente y con una constante queja. Él era mucho más joven e inexperto.

–Por el amor de Dios, ¿dónde estamos? –dijo el joven.

El primer hombre mantuvo una expresión serena y concentrada, intentando entender su situación actual, mirando las estrellas, el sol que estaba a punto de ocultarse y la luna que asomaba con recelo en un cielo repleto de nubes y lluvia intermitente. El barco se encontraba navegando por un pequeño río rodeado de dos enormes acantilados.

–¿No es eso…? ¿Son ruinas, Alfred? –preguntó el muchacho.
–Lo son, Rowan.
–¿Dónde estamos?

Alfred, el avezado navegante, siguió observando los acantilados y los edificios en ruinas. Incluso en ese estado, eran imponentes. Se erguían por encima de los acantilados, brillando bajo la tenue luz de la luna mientras el agua de la lluvia repiqueteaba por sus destruidos muros. Toda la escena daba una sensación de relajación y soledad absoluta, como guardianes eternos que no deseaban ser molestados por extranjeros de épocas más modernas.

–Cállate, Rowan. No deberíamos estar aquí.
–¿Aquí? ¿Dónde es aquí? Apenas puedo mantenerme en pie, creo que me he roto el tobillo y el agua no deja de…

Sin previo aviso, Alfred corrió hacia el joven y agarró su cuello con fuerza mientras éste intentaba soltarse con un gruñido ahogado.

–Escúchame, joven insensato. No levantes la voz en este lugar, ¿entendido? ¡Silencio!

El joven intento zafarse de la fuerte mano del navegante pero no pudo, así que miró sus ojos y observó un atisbo de miedo por primera vez en todo el viaje. Habían recorrido las costas de España y Portugal como comerciantes partiendo de Irlanda, hasta que una tormenta los había dejado inconscientes y al borde de la muerte. Alfred soltó su mano y dejó que Rowan cayera en la madera del barco. Éste miró a su guía, asustado por pronunciar una palabra más ante aquellos ojos que lo miraban con desdicha. Alfred suspiró.

–Disculpa, pero no puedes hablar alto en este lugar. Muestra más respeto. Este no es lugar para niños.

Rowan se levantó de nuevo y una sombra oscureció todo su cuerpo. El barco estaba cruzando un enorme puente que unía los dos acantilados. Un trueno sonó a lo lejos.

–¿Qué es este lugar? –preguntó Rowan.
–Solo está en las leyendas. Es una tierra antigua que existió hace miles de años bajo diferentes nombres perdidos entre manuscritos y libros antiguos.
–¿Cómo sabes que estamos aquí?
–Observa bien a tu alrededor.

Rowan se acercó a proa mientras el barco seguía su lento pero cadente ritmo.

–¿Qué ves, muchacho?
–Ruinas, piedras, puentes.
–No seas ignorante. Fíjate bien en la arquitectura, en la altura de los edificios, en la composición.

El río se ensanchó antes de que Rowan pudiera responder y los acantilados dieron paso a una visión mucho más magnánima de aquella tierra baldía. Los edificios que habían dejado atrás parecían meros puestos de avanzada en comparación con lo que tenían delante.

–Alfred…

El barco aumentó su velocidad a la par que las aguas del río y se introdujeron en una nueva zona, rodeada de torres que alcanzaban el cielo y edificios imposibles para la tecnología de la época. Pocos minutos después, el río acababa en una tranquila y larga costa con un palacio en ruinas, más majestuoso que cualquier palacio, iglesia o catedral que los europeos fuesen capaces de construir.

–Alfred. No estamos solos.
–Ya lo veo. No podemos ocultarnos aquí, no bajo esta luz.

Otro navío estaba amarrado en la costa pero no se veía movimiento alguno.

–¿Qué vamos a hacer?
–Hablar. Si hay alguien aquí, ya sabe que venimos.

Continúa en la segunda parte…

Raíces

La inocencia,
la pureza de pensamiento
sin escudos,
sin barreras,
cicatrices futuras
que aún no han aparecido.

Raíces que crecen
desde lo más profundo
hasta tocar el cielo,
llenas de buenas intenciones
y visiones de un futuro glorioso.

El mundo conspira a mi favor
mientras mis raíces son fuertes
y yo conspiro contra él,
crezco fuerte y seguro
en una rebeldía adolescente
pero no por mucho tiempo.

Qué rápido olvidamos,
qué rápido quemamos nuestras raíces,
qué rápido rompemos las fotos,
qué rápido huimos.

El mundo conspira en mi contra,
ahora que mis raíces son débiles
y acaban convirtiéndose en ceniza
dejando un rastro de arrepentimiento.

Mis raíces
no volverán a crecer jamás,
la inocencia,
apenas recuerdo lo que era,
mi rebeldía,
no era más
que un juego de niños.

Avanzo,
corro todo lo que puedo,
atravieso campos y océanos
y no olvido mis raíces,
porque ellas
jamás me olvidarán a mí.

El umbral del silencio

El que calla, otorga. El silencio es oro. Hay multitud de refranes en estas situaciones, los cuales muchos de ellos no consiguen ni arañar la superficie del verdadero valor del silencio, algo tan necesario y tan natural que muchas veces se nos niega.

Aquella noche nos reunimos varios en una mesa de madera, en un local tradicional al que siempre solíamos hacer visita. Lo típico: cervezas en la mano, el humo de los cigarros en el aire, risas exageradas y una ebullición de sonidos y olores que impregnaban el ambiente, creando ese entorno tan natural para muchos de nosotros a estas alturas. Aquel día me levanté de la cama buscando algo más. No me malinterpretes, quería ver a los míos y pasar un buen rato como el que más, pero no quería pasar por el rito de siempre para poder hacerlo. Al final, decidí probar suerte con la esperanza de sacar algo positivo de todo aquello.

Todos estos pensamientos quedaron apartados por conversaciones de calentamiento para la acción de verdad, la cual vendría poco después. Y admito que actué un poco autómata al principio, siguiendo las conversaciones de los demás y riéndome por lo que veía en las pantallas de sus móviles. Pero aquella noche me fijé en Alicia. Mirada apartada, leve sonrisa y muecas de duda casi imperceptibles. Fue cuando su mirada se juntó con la mía que entendí que no era el único que tenía esa sensación. Al menos, ahora volvía a sentirlo. Los pensamientos sumergidos volvieron a emerger a la superficie.

Nuestras miradas se cruzaron durante varios minutos entre conversación y conversación. Las palabras y las risas seguían fluyendo entre todos pero el volumen de las conversaciones fue bajando paulatinamente. Al principio creímos que era producto del alcohol, del humo o de cualquier otra cosa pero cuando todos quedamos mudos, ni siquiera nos asustamos. Alicia ya no tenía ninguna mueca en su rostro. Su expresión corporal dictaba una normalidad propia de cualquiera que hiciera aquello cada día y en forma de rutina. Los demás intentaron hablar, pero sus palabras quedaban ahogadas en un pequeño suspiro. Justo después de aquello, los demás clientes y trabajadores del local salieron en una silenciosa estampida. Y nosotros nos quedamos allí.

Y no hay mucho más que decir, valga la redundancia. Creo que fue la única vez que estuvimos todos juntos y en silencio por primera vez en nuestra vida. Tantas excursiones, tantos conciertos, tantas experiencias vividas que fue en aquel momento, bajo un manto de silencio y un lenguaje corporal que no daba lugar a la mentira, cuando pudimos leernos sinceramente y sin superficialidades. En vez de asustarnos, permanecimos un largo rato observando nuestras miradas y lenguaje corporal, algo a lo que nunca habíamos prestado atención. Alicia sonreía; estaba satisfecha con la situación. Por primera vez, entendimos. Entendimos todo: nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestras fortalezas. Ya no había lugar para palabras superficiales ni caretas que mostrar al resto. Así que yo también sonreí, puesto que esa sensación era todo lo que necesitaba en aquel momento.

Cuando volvimos a hablar, las palabras sonaron más veraces, más incisivas, más auténticas. A partir de ese momento, las caretas desaparecieron y las palabras recobraron su significado, dejando de ser esclavas de la costumbre tribal y de la duda social.

Ya no volveríamos a ser los mismos de antes, ya que cruzamos el umbral del silencio todos juntos. Y como suele decir otro refrán: no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.