El cubo

–Veinte kilómetros –dijo Howard mientras su voz se camuflaba entre interferencias y estática–. Con suavidad. Ten cuidado o dañará el casco. Esa cosa es muy grande. La nave recuperadora atraía suavemente el desconocido objeto situado a poca distancia mediante los modificadores de gravedad. En la planta superior de la nave, Jake respondía por el comunicadorSigue leyendo “El cubo”

Calma

Un insignificante punto se movía en el gran océano de oscuridad. Un objeto apenas perceptible que rompía la tranquilidad y la gran calma del espacio. Los astros, ajenos a todo interés, continuaban su lenta pero constante danza. La inteligencia que habitaba en el objeto recopiló los datos del pasado. Humanos, tierra, vestigios de una civilizaciónSigue leyendo “Calma”