Victoria

Ella siempre tomaba apuntes. Constantemente. Escribía y escribía mientras miraba a los demás cómo hablaban, cómo sus labios se movían y cómo gesticulaban exageradamente, como si eso afirmase su opinión y despejase toda duda de su veracidad. Los gritos eran algo común. Aquellas personas no hablaban para opinar, no hablaban para escuchar y ni siquiera hablaban para solucionar nada. Aquello se parecía más a un discurso interno, a una autoafirmación en grupo de sus propias opiniones y totalmente inamovibles. ¡Debate! Así se titulaba aquel momento del día. Cada vez que ella lo leía en el cartel de la entrada, sonreía irónicamente y entraba en la sala.

Ella opinaba poco, y cuando lo hacía se basaba en sus apuntes y en los datos que traía consigo. Cuando comenzaba a hablar con calma pero de forma decidida, los demás interrumpían constantemente. No era algo nuevo. Aquellas interrupciones no tenían como objetivo señalar lo erróneo de su opinión, sino evitar que una nueva duda asaltase la fortaleza intelectual de sus cabezas, custodiada por guardias autómatas. Como siempre, los gritos y las descalificaciones hacia la mujer pretendían reafirmar una opinión carente de fundamento pero sobrada de testosterona. Finalmente, ella quedó apartada del grupo dominante. Sus miembros reían entre ellos y hablaban de superficialidades. Aquella fue la recompensa de la mujer por haber intentado dialogar y derrumbar los dogmas que impregnaban la sala: la marginación social.

Sin embargo, cuando la mujer dejó de asistir a las reuniones, nadie retomó la conversación. El ruido del aire acondicionado era todo lo que quedó entre esas cuatro paredes. Ya no había risas, ni opiniones subidas de tono, ni discursos internos, porque ahora todo ello carecía de sentido sin un enemigo a la vista, y sus opiniones quedaron verificadas. Las vacías apariencias de sociabilidad y arraigo entre sus miembros ya no hacían falta sin la presencia de un enemigo que contemplara el despliegue de su fuerza. Así que los miembros del grupo fijaron su vista al suelo y callaron durante largos minutos, sabiendo que detrás de todo eso había algo que no funcionaba bien. Ahora había una muralla más alta en la fortaleza, custodiada por un número mayor de guardias. Victoria.

Sirenas

Era como una voz que cabalgaba con el viento. Atrapada en el sonido y el eco de las olas que rompían fuertemente contra el casco de la nave. Los marineros y guerreros ni siquiera despertaron por el extraño sonido, pero uno de ellos permaneció despierto. Se acercó a proa intentando vislumbrar algo entre la niebla y la oscuridad de la noche. La única luz emanaba de lo poco que las nubes permitían mostrarse a la luna. La voz se hizo más fuerte y más aguda, diferenciándose poco a poco del viento. El navío siguió su rumbo y el marinero empuñó su lanza en una mano y una antorcha en la otra.

–¿De quién son estas aguas? –gritó al aire.

Ninguno de los marineros despertó por el grito, ni siquiera cuando el hombre de la lanza lo intentó avisando del inminente peligro.

–¿Cuáles es vuestro designio? ¡Contestad y lo cumpliremos! ¡No queremos una batalla!

La voz que cabalgaba el viento se hizo aún más fuerte y fue alcanzando un volumen que hizo revolverse a las aguas. El resto de la tripulación seguía durmiendo. El navío cruzaba ahora entre un paso estrecho rodeado de rocas cuando unas siluetas aparecieron por todas partes. Miraban desde las rocas, se movían entre ellas e incluso había algunas rodeando el barco bajo el agua. El marinero bajó la lanza, anticipando que sería inútil mostrar resistencia hacia tal número. Una de las siluetas emergió lentamente del agua y de un solo salto, llegó a la proa del barco. El hombre retiró la antorcha para poder ver el rostro de la sirena, una bella criatura con ojos sin pupilas y piel azulada.

–Eres nuestro –dijo ella con una sonrisa.

Al amanecer, los marineros y guerreros dormidos despertaron en las arenas de una isla desierta. Entre la confusión, pudieron ver un barco que escapaba hacia el horizonte, dibujando su silueta en el anaranjado sol. La sombra de un hombre observaba impasible desde el más alto de los mástiles.

Canto a la luna

Nací bajo la luna,
criado en su reflejo,
moldeado por su destello,
forjado por su abrazo.

Mi luz en la noche,
mi guía en la oscuridad,
mi sombra en el desierto,
mi hoguera en la montaña.

Tu palabra,
el bien y el mal,
tu consejo,
mis designios,
tu luz,
mi aire.

¿Dónde estás?
Muéstrate,
ya no te puedo ver.

Mi noche
jamás ha sido
tan oscura,
tan fría,
tan silenciosa.

Nada soy sin tu luz.
Nada quiero sin tu compañía.
¿Dónde estás?
¿Por qué me abandonaste?

Nací bajo la luna
y moriré sin ella.

Bailes de fuego

Siluetas bailando alrededor de la hoguera. Chispas del fuego desvaneciéndose en el cielo nocturno. Aún recuerdo aquellas maravillosas noches de verano en las que no tenía cabida nuestra vida cotidiana. Una vez ascendíamos la ladera de la montaña, el aire fresco y la infinidad de estrellas del firmamento eclipsaban todo nuestro ser social. La naturaleza y la luz del fuego exteriorizaban nuestro lado más animal, más primitivo. Hacíamos el amor hasta terminar la noche, hasta los primeros rayos de sol. Bailábamos y bailábamos alrededor de la hoguera hasta que nuestros cansados cuerpos no respondían. La luz del amanecer apagaba nuestra mente y músculos y el crepitar de las últimas llamas se convertía en nuestra canción para dormir.

Al despertar con el sol del mediodía, bajábamos la ladera de la montaña sin decir ni una palabra. El día no era para nosotros, pero la noche volvería, y con ella nuestro animal interior volvería a bailar bajo las estrellas.

Piloto automático

Primera salida a la derecha,
cambiar los torpes pasos,
girar la vida en otro sentido,
caminar por la misma carretera.

Segunda salida a la izquierda,
rayos de sol cegando el rostro,
promesas de novedad,
caminando por la misma carretera.

Última salida,
la carretera acaba allí
y otra empieza.

El pasado se desvanece,
abrazo al libre albedrío,
carretera de elección propia,
voluntad,
decisión
y futuro.

Pero el piloto automático
nunca se apagó.